El objetivo de la Operación y Mantenimiento (O&M) de una planta fotovoltaica, es maximizar la capacidad productiva de esa planta, ya que de esta dependerá su ahorro y de ello la rentabilidad del proyecto.

Debemos conseguir que el sistema funcione adecuadamente,  buscando dar un enfoque preventivo y no reactivo., Para ello debes de elegir las mejores opciones de O&M para tu planta, aquí algunos aspectos importantes:

– Quién va a realizar la O&M (Lo ideal es que lo realice la empresa que construyó el sistema, gracias a que lo conoce a la perfección. En caso de no ser así, deberá ser una empresa especializada en O&M).

– Qué herramientas deberemos utilizar para apoyarnos (Se recomienda tener un sistema de monitoreo lo más robusto posible para detectar las fallas al momento).

– De qué manera estará presente el personal en la instalación (Según el calendario de O&M y las incidencias que ocurran).

Todas las preguntas anteriores, van a ser función del tamaño que tenga la planta.

Acciones preventivas en la operación

Se deben de realizar acciones en la operación de la planta fotovoltaica, teniendo en cuenta el mantenimiento preventivo y las limpiezas programadas, según la zona geográfica. 

Acciones previas al encendido de la planta

La O&M de una planta no es solamente el hecho en sí de tener especialistas pendientes de la planta, ya que además es necesario tener un enfoque preventivo que se debe planear desde la fase de diseño de la planta.

Elección del modelo de contrato

El primero de los temas específicos es la elección del modelo de contrato, con sus cláusulas más relevantes. Deberemos de tener en cuenta los pros y los contras de un contrato de O&M, en todo su alcance, con respecto a las instalaciones de la planta: los diferentes tipos de mantenimiento, predictivo, preventivo, y correctivo, los temas de suministros diversos, mercados, seguros, vigilancia…

Operación y Mantenimiento

Dentro del seguimiento técnico, se deben de realizar seguimientos en términos de:

O&M predictivo:

– Ejecución de procedimientos.
– Planificación en función del alcance anual.
– Análisis de rendimiento (módulos y resto de equipos).
– Estudios termográficos.
– Pruebas de calidad energética.

O&M preventivo:

– Actividades enfocadas a minimizar pérdidas de energía y extracostes por incidencias.
– Limpieza de equipos y módulos.
– Sustitución  periódica de equipos  (filtros, ventiladores, protecciones …)

O&M correctivo

– Reparaciones minimizando pérdida de producción por avería.
– Minimizar  consecuencias, como daños en otros equipos.
– El costo del O&M correctivo  siempre es más elevado, es conveniente la búsqueda de alternativas mediante la extensión de garantías en equipos principales.

No debemos de olvidar, aquellos servicios y suministros, que aunque no están relacionados directamente con la producción, son imprescindibles para la operación del parque fotovoltaico:

– Vigilancia.
– Comunicaciones.
– Consumos eléctricos.
– Seguros.
– Suministros varios.

Todos estos seguimientos, serán efectivos con reuniones periódicas de seguimiento de contrato, donde se revisen de forma conjunta las líneas generales a tener en cuenta  (interlocutores, planificación, entregables …).

Recordar que después de todas las a las que tus costes marginales les permiten ofrecer costes cada vez menores, adecuándose a lo que es lógico pagar, colaborando de esa forma a la viabilidad de las instalaciones fotovoltaicas.

Es importante recordar que la operación y el mantenimiento de un sistema fotovoltaico, no solo servirá para que dure entre 20 y 30 años, este te permitirá que tus costos sean menores, la producción de tu planta aumente y, por ende, tus ahorros se maximicen, haciendo tu proyecto más rentable.