La energía es un elemento sumamente importante en el desarrollo de la agroindustria, ya que interviene en todo el proceso productivo: la preparación de la tierra, su fertilización, el riego, la conservación y hasta en la transportación de los productos. Por ello, muchas empresas dedicadas al cultivo han encontrado en la energía fotovoltaica una alternativa para cubrir sus necesidades energéticas.

Se han realizado numerosas investigaciones en torno al potencial que las celdas solares tienen en el cultivo de alimentos, una de ellas fue puesta en marcha en 2016 en la región alemana de Baden-Württemberg por Fraunhofer ISE, el instituto de investigación solar más grande de Europa.

El estudio consistió en analizar dos áreas de cultivo, donde una de ellas contaba con un sistema fotovoltaico con paneles solares semitransparentes, los cuales estaban colocados sobre la siembra de forma estratégica para que los tractores pasaran sin problemas, al mismo tiempo que permitían el suficiente paso de luz solar para el proceso de fotosíntesis. Después de un año, el proyecto fue calificado como un gran éxito porque la eficiencia del uso de la tierra aumentó más de 60%.

Por otro lado, un estudio realizado en 2019 por la Universidad Estatal de Oregón concluyó que, en el planeta, los terrenos agrícolas son donde mejor puede aprovecharse la energía solar y hacerla más productiva, de tal modo que sí en menos del 1% de la tierra agrícola se instalaran paneles solares, sería suficiente para satisfacer la demanda mundial de energía eléctrica.

Ventajas de la energía fotovoltaica en la agroindustria

 

·      Disminución de la luz solar directa

Aunque la luz solar es necesaria para la fotosíntesis de los cultivos, el exceso de ella es dañino en algunos casos, cuando los paneles solares se colocan sobre las plantaciones, regulan la luz solar que cae sobre ellas.

·      Incremento en la productividad

Este beneficio va de la mano con el anterior, se ha descubierto que algunos cultivos tienen una mayor productividad cuando están resguardados de la luz solar directa. Por ejemplo, una investigación publicada por la Universidad de Arizona encontró que la producción total de un tipo de chile fue tres veces mayor bajo los paneles fotovoltaicos, y la producción de tomate se duplicó.

·      Reducción en el uso de agua

La sombra que proyectan los paneles solares en los sembradíos provoca que durante el día la temperatura no sea tan alta, y que en la noche se conserve el calor y la humedad en la tierra; gracias a ello, algunos cultivos bajo paneles solares son hasta un 328% más eficientes en el uso del agua.

·      Optimización del funcionamiento de los paneles solares

Situar un sistema fotovolaico sobre los campos de cultivo no sólo beneficia la producción agrícola, también contribuye al buen funcionamiento de los paneles solares, ya que, con el tiempo, estos se vuelven menos eficientes si se sobrecalienta. Cuando las plantas realizan su proceso natural de transpiración y el agua en la tierra se evapora, logran que las celdas no alcancen temperaturas tan altas.

En RER Energy hemos atestiguado los grandes beneficios de las energías fotovoltaicas en la industria agropecuaria, ya que logramos reducir los costos de operación de uno de nuestros clientes a un 50%.

Acércate a nosotros y comienza a mejorar el rendimiento de tus cultivos a través de la energía limpia.

¡Realiza tu cotización!